Nuevos estudios confirman el origen inflamatorio de ese trastorno mental y abren la puerta al empleo de esos ácidos grasos de efecto antiinflamatorio.

Si hay una enfermedad complicada de entender y tratar, esa es la depresión. Ahora, un estudio indica que altos niveles en sangre de una proteína “marcadora de inflamación” –que el sistema de defensas libera cuando sufrimos una infección– puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión.

depresión

¿Qué significa eso? Significa que la depresión—al igual que la enfermedad cardiovascular, la artritis reumatoide, la diabetes tipo 2…—pueden tener un origen inflamatorio. También, que los medicamentos y nutrientes con efecto antiinflamatorio podrían ser útiles en la depresión.

“Nuestro sistema inmunitario es como un termostato”, explica el Dr. Golam Khandaker, uno de los autores del estudio, realizado en la Universidad de Cambrige. “Aunque la mayor parte del tiempo se mantiene bajo, sube cuando padecemos una infección. El problema es que algunas personas tienen el termostato siempre alto. Son justo esas personas las que tienen mayores probabilidades de desarrollar síndromes crónicos como la diabetes, la enfermedad cardiovascular o el eccema y también, las que tienen mayor riesgo de depresión”.

Para el estudio, de la Universidad de Cambridge, los investigadores tomaron muestras de sangre a 4.500 sujetos, a los 9 años de edad, y luego, a los 18. Pues bien, los que dieron niveles más altos del marcador de inflamación Interleukina-6 ( IL-6), tenían el doble de probabilidades de desarrollar depresión que los que dieron niveles bajos de dicha proteína.

Uno de los agentes antiinflamatorios que más se estudian en relación con la depresión son los omega-3 de cadena larga (EPA y DHA) , presentes en los pescados azules y mariscos. De hecho, una revisión de trabajos publicada en PubMed en 2010 ya señalaba que “ la mayoría de estudios revelan que los omega-3 EPA, solos en combinación con omega-3 DHA y/o medicamentos antidepresivos, son eficaces para el tratamiento de la depresión”.

Sin embargo, las altas tasas de metales tóxicos presentes en muchos pescados azules hacen que cada vez más personas, en especial embarazadas y niños pequeños, eviten su consumo, privándose así de un nutriente vital.

Los productos con Vidalim ® han sido desarrollados para dar respuesta a ese problema. Libres de metales pesados y enriquecidos con antioxidantes de romero, los omega-3 de Vidalim ® han sido desarrollados conjuntamente con la Universidad Autónoma de Madrid y sometidos a ensayos clínicos que demuestran su seguridad y eficacia.