Altas concentraciones de omega-3 de cadena larga (EPA y DHA, presentes en los pescados) pueden ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2, según un estudio finlandés de más de 19 años de duración, publicado en Diabetes Care.

La diabetes tipo 2 es hoy una de las enfermedades más prevalentes en el mundo y la obesidad es su factor de riesgo más importante.

Realizado con más de dos mil voluntarios por expertos de la Universidad del Este de Finlandia, el estudio ha comprobado que el riesgo de los sujetos con mayores niveles de ácidos grasos omega3 de pescado en sangre era un 33% menor que el de los sujetos con menor concentración de esos ácidos grasos.

vidalim-mediano

Una dieta equilibrada debe incluir al menos dos raciones de pescado semanales. Si el pescado no es nuestro plato preferido o, por cualquier razón, no nos es posible comprar pescado, hoy tenemos a nuestra disposición alimentos funcionales con omega3 de pescado, como los de Vidalim.

Desarrollados conjuntamente con la Universidad Autónoma de Madrid, dichos productos han sido objeto de muchos años de investigación científica y y su eficacia y seguridad han sido corroborados en rigurosos estudios realizados en el Hospital Universitario La Paz de Madrid.