Un reciente texto de la Universidad de Berkeley lo dice claramente: “Si tienes problemas de sequedad ocular, toma alimentos ricos en omega-3 de pescado. Diversos estudios han comprobado que las personas con ojos secos suelen tener bajos niveles de esos ácidos grasos”.

Encontrado en demotivateur.fr

Encontrado en demotivateur.fr

La verdad es que no damos importancia a las lágrimas… hasta que dejan de hacer su trabajo. No solo lubrican y mantienen limpios los ojos, sino que contienen agentes antibacterianos, transportan oxígeno a la córnea y favorecen la curación de heridas.

Todos notamos los ojos secos alguna vez, pero si a menudo sientes quemazón, picor, dolor, sensación de tener arena en los ojos, visión borrosa… puedes tener un síndrome de los ojos secos. Sorprendentemente, el síndrome puede producir lagrimeo: una respuesta al daño que genera la sequedad en la córnea.

Ser mujer aumenta las probabilidades de sufrir síndrome de ojos secos, sobre todo a partir de la menopausia, lo que indica que las hormonas juegan un papel en esto.

Una enfermedad autoinmune, el síndrome de Sjögren, afecta a las glándulas que producen humedad y reduce la producción de lágrimas, lo que se refleja en ojos secos.

La enfermedad de Parkinson y otras enfermedades que afectan al parpadeo también aumentan el riesgo.
Finalmente, algunos fármacos para la tensión, diuréticos, antidepresivos y antihistamínicos tienen como efecto secundario la sequedad ocular.

Para aliviar el problema y ayudar a prevenirlo, los expertos de Berkeley aconsejan:

 

  • Parpadea a menudo cuando leas o utilices el ordenador.
  • Evita los ambientes secos y calurosos, el humo, los ventiladores, conducir con las ventanillas abiertas…
  • Utiliza gafas de sol que cubran bien los ojos por los lados. Si utilizas lentillas, considera pasarte a las gafas.
  • Recurre a las lágrimas artificiales, mirando que no contengan conservantes ni descongestionantes (éstos están contraindicados para los ojos secos).
  • Pregunta a tu oftalmólogo sobre pomadas lubricantes para los ojos. Se suelen aplicar por la noche, antes de ir a la cama.
  • Incluye alimentos ricos en omega-3 de pescado en tu dieta. Bajos niveles de esa clase de omega-3 aumentan el riesgo de ojos secos.

 

Si el problema persiste, consulta a un oftalmólogo.