Información y datos sobre la mala alimentación de la sociedad en la actualidad.

pescado

 

 

  • Diferentes estudios sugieren que los seres humanos evolucionamos en el Planeta con una dieta muy abundante en pescados y mariscos, ricos en omega-3 de cadena larga.
  • Los cambios en la dieta de las últimas décadas y, en especial la difusión de lo que se conoce como comida rápida, ha reducido drásticamente la proporción de omega-3 y disparado el consumo de ácidos grasos omega-6 (en aceites de girasol, maíz o soja, presentes en muchos productos procesados). Así, mientras la proporción de omega-6/omega-3 considerada saludable es de 1 a 1, la dieta occidental tiene una proporción de 15 a 1 favorable a los omega- 6.
  • La dieta actual es pues altamente deficitaria en omega-3, en comparación con la dieta con la que se establecieron nuestros patrones genéticos, y especialmente deficitaria en omega-3 de pescado, justamente los omega-3 que más beneficios para la salud han demostrado.
  • Diversos estudios relacionan el actual déficit de omega-3 de pescado con mayor riesgo de muchas de las enfermedades crónicas prevalentes: enfermedad cardiovascular, cáncer, artritis reumatoide, asma, depresión, problemas visuales y de memoria, trastornos del comportamiento e incluso demencias como el Alzheimer.
  • Otros estudios con niños y adolescentes han comprobado que aumentar el consumo de alimentos ricos en omega-3 produce mejoras en el comportamiento infantil y juvenil, mejora el rendimiento escolar e incluso reduce los síntomas de hiperactividad. A la vez, el consumo de alimentos ricos en omega-3 en el embarazo se relaciona con menor riesgo de depresión postparto, parto prematuro y de dar a luz niños con bajo peso.
  • Dos raciones semanales de pescado y/o de productos con Vidalim ® pueden ayudarte a conseguir esos omega-3 de pescado que tu organismo necesita. Además, los productos con Vidalim ®, están exentos de metales pesados (un riesgo especialmente grave en el embarazo), e incluyen potentes antioxidantes que, junto con sus propios efectos protectores, previenen la oxidación de los omega-3 y garantizan que éstos lleguen al consumidor con todos sus beneficios.