El cerebro humano fue posible por una dieta rica en omega-3 de pescado

brain

 

  • Las dietas ricas en pescado, anfibios y moluscos de nuestros antepasados prehistóricos –que vivían preferentemente cerca del mar o junto a ríos y lagos– habrían sido el origen de nuestro cerebro superior.
  • “El mayor cambio cerebral en los humanos ocurrió hace unos 200.000 años”, explican expertos del Franklin Institute de Filadelfia (EE.UU) . “A través de restos prehistóricos, se ha observado que los humanos que vivían cerca del mar y seguían dietas ricas en pescado (fuente de omega-3 de cadena larga) fueron los que más desarrollo cerebral experimentaron. Como contraste, poblaciones de australopithecus sin acceso a fuentes de omega-3 de cadena larga mantuvieron una capacidad cerebral no mayor que la de un chimpancé durante millones de años”.
  • Stephen Cunnane, profesor de Nutrición de la Universidad de Toronto, que lleva muchos años estudiando la relación entre los omega-3 de pescado y el desarrollo del cerebro humano, lo aclara gráficamente: “No hace falta mucha inteligencia para recoger almejas o cangrejos, pero una alimentación rica en ese tipo de alimentos aportó a nuestros antepasados prehistóricos la energía y los nutrientes necesarios para el desarrollo del cerebro humano”.
  • “La dieta occidental actual es claramente deficitaria en omega-3, en comparación con la dieta con la que evolucionamos los humanos y con la que se establecieron nuestros patrones genéticos”, señalan expertos del Centro de Genética, Nutrición y Salud de los EE.UU. “Diversos estudios indican que esa carencia puede favorecer el desarrollo de enfermedades inflamatorias y autoinmunes. En cambio, se ha observado que el aumento de consumo de omega-3 tiene efectos supresores en factores de riesgo de esas enfermedades”.